Autónomos, Coronavirus, Crisis

CORONAVIRUS Y AUTÓNOMOS. ENTREVISTA A PATRICIA OREÑA VIADERO

Patricia_ATAEspaña al igual que el resto de los países del mundo está atravesando una de las más graves crisis sanitarias que lleva a la Organización Mundial de la Salud, el 12 de marzo, a hablar de pandemia en lugar de brote de coronavirus, dado el elevado número de contagios.

Nos encontramos sumidos en una situación de caos y temeridad, desde el punto de vista sanitario. Pero el problema no queda ahí y, desgraciadamente, ya comenzamos a hablar de crisis económica que afecta a las grandes y pequeñas empresas, sin distinción alguna.

Ante estas circunstancias nos ponemos en contacto con PATRICIA OREÑA VIADERO, Presidenta de ATA Asturias y Directora de Área Emprendimiento en la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos.

1.- En primer lugar, nos gustaría saber cómo se encuentra usted. ¿Cómo está viviendo anímicamente esta etapa?

R- No me puedo quejar. En lo relativo a la salud, todo mi entorno está bien y eso es lo más importante. Y en el trabajo, estos días estoy muy ocupada, pero eso lo agradezco porque soy muy activa y prefiero permanecer así en este momento.

2.- El 3 de abril leíamos en un medio de comunicación asturiano que “Las medidas adoptadas por el Gobierno central para apoyar a los trabajadores por cuenta propia que han tenido que bajar la persiana o han visto desplomarse sus ventas no resultan suficientes para la Asociación de Trabajadores Autónomos de Asturias (ATA)”. Prácticamente un mes más tarde ¿sigue manteniendo esta misma postura o han mejorado “las cosas”?

R- Las cosas no han cambiado mucho, lamentablemente. Hay que tener en cuenta que los autónomos asturianos llevamos en este momento más de 40 días con todos los negocios cerrados, es decir, con cero ingresos.

A pesar de ello debemos de cumplir puntualmente con nuestras cotizaciones a la Seguridad Social, con el pago de nuestros impuestos y con los otros gastos que genera nuestra actividad Igual que cuando nuestro rendimiento es al 100 × 100. Esta situación nos genera unos problemas de liquidez muy importantes que desafortunadamente, el gobierno no parece entender.

Hemos oído calificar de “ayuda “ al cese de actividad. Y es necesario recordar que el cese de actividad no es una ayuda del gobierno, es un derecho de los autónomos generado por sus cotizaciones, de la misma forma que los trabajadores por cuenta ajena tienen derecho a una prestación por paro.

Hemos solicitado reiteradamente que se paralice el cobro de las cotizaciones a la Seguridad Social que supone un problema enorme para casi 1/3 de los autónomos asturianos. Pero esto no ha cambiado. Tampoco ha cambiado la situación en el cobro de impuestos, simplemente se ha propuesto una modificación del calendario que atrasa este cobro un mes dando de plazo hasta el 20 de mayo. Pero todavía no vamos a saber en qué situación vamos a estar el 20 de mayo…Así que lamentablemente, tengo que decir que la situación no ha cambiado mucho en general.

En lo que, si ha cambiado, y es una medida que valoramos muy positivamente es en la posibilidad de aquellos autónomos que están en el sistema de estimación objetiva, se pasen a la estimación directa mientras dure esta situación.

3.- ¿Cree que los aplazamientos de las cuotas de autónomos que el Gobierno ha aprobado constituyen otra forma de endeudamiento para este colectivo?

R- En este momento los aplazamientos no son una solución. Hay que tener en cuenta que todavía no estamos seguros de cuando acabará este estado de alarma, de cómo se producirá la “desescalada “, cómo será la respuesta de consumo de bienes y servicios una vez superada esta desescalada y de qué manera van a cambiar los hábitos de los consumidores cuando volvamos a la normalidad.

4.- Algunos autónomos ya han cerrado sus negocios ante la previsión de una imposibilidad de hacer frente a los costes fijos; han puesto fin a sus sueños y a sus recursos económicos ¿Cómo podremos enfrentarnos y afrontar esta situación?

R- Hay que tener en cuenta que esta situación nos ha llegado después de 10 años de una crisis muy profunda y que son muchos los autónomos que no han tenido tiempo de recuperarse. Además, en estos últimos 10 años la presión fiscal y la normativa han aumentado de una manera enorme. Esto hace que mantener un negocio sea cada vez más complicado desde dos puntos de vista: la multiplicación y el aumento de impuestos no permite generar reservas para ampliación, modernización, generación de puestos de trabajo en nuestros negocios y tener que movernos en un “laberinto normativo “que dificulta enormemente nuestra actividad diaria.

Hasta que no resolvamos estos dos problemas, no agilizaremos la creación ni estabilizaremos el mantenimiento de las empresas. Y en este momento, además, quizá habría que revisar la Ley de Segunda Oportunidad.

5.- ¿Cuáles son las cifras que manejan y que nos muestran la realidad de un país y de una región como Asturias?

R- Para esto, Emma te voy a adjuntar un archivo con los últimos datos disponibles:

ATA_Autónomos

6- ¿Qué medidas se proponen desde ATA para tratar de paliar la sangría económica que se va a producir en este colectivo?

R- Hemos diseñado un programa de medidas que hemos denominado “de resistencia” y entre los que destacamos: la tramitación express de los ERTEs, ayudas económicas para autónomos no beneficiarios de prestaciones extraordinarias, un plan de previsión higiene-sanitaria a negocios que mantengan la actividad, plan de garantía de abastecimiento rural, cheques TIC para implementar teletrabajo en los negocios que no lo tengan, una web de asistencia a los autónomos frente a esta crisis…

7.- ¿Son todas medidas estatales o también las hay autonómicas?

R- Pertenecen a todos los ámbitos. En un momento como este la colaboración entre administraciones es fundamental para que las ayudas lleguen a todos, para que nadie se quede fuera. Y para que sean eficientes. Que no s solapen y tejan una red que dé cobertura a todos los sectores y a todas las zonas geográficas.

8.- Carlos Rodríguez, presidente del Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Asturias, manifestada hace unos días, la dificultad que entraña la obtención de ayudas destinadas a colectivos vulnerables. En general, ¿está planteando dificultades a algunos colectivos de autónomos la burocracia “on line”?

R- Indudablemente. Uno de los problemas para aquellos sectores más desfavorecidos, con menos acceso a la tecnología ya sea por cuestiones económicas o de formación, es este precisamente. En muchas ocasiones la administración solamente permite una comunicación telemática. Esto margina automáticamente a un sector (en ocasiones) importante de la población. En lo relativo a los autónomos hay que tener en cuenta que hay sectores muy tradicionales ocupados por personas que por edad no han tenido acceso a una formación en tecnología y a los que esto les supone una dificultad añadida. Si añadimos a esto que vivimos en un estado de confinamiento, con restricción de movimientos, la situación se complica aún más.

Y necesitamos una administración sensible a los problemas de todos y más en este momento.

9.- Una de las quejas que escuchaba hace unas semanas era la inseguridad jurídica que se ha gestado, incluso para las propias asesorías. ¿Está de acuerdo con ello o cree que esa fase de desconcierto ya se ha superado?

R- Desafortunadamente, no. Uno de los problemas que hemos estado sufriendo en estos días han sido las órdenes contradictorias. En ocasiones en las ruedas de prensa posteriores a los consejos de ministros se decía una cosa y lo publicado en el decreto ley posterior era otra. Entendemos que este es un momento de desconcierto para todos, sin embargo, creo que es función del gobierno tener claros los objetivos y los medios para conseguirlos. Y creo que la improvisación es reprochable en esta situación. Desde mi punto de vista, es mejor esperar un día y dar una solución definitiva a recibir noticias contradictorias una tras otra.

10.- ¿Cuánto tiempo puede mantenerse un “país cerrado” desde el punto de vista económico y, en su caso concreto, desde el punto de vista de los autónomos?

R-   En ocasiones comento con amigos y con gente de mi alrededor si han observado que cuando en verano caminas por tu pueblo o tu ciudad no es fácil encontrar negocios cerrados por un mes o dos meses. En realidad, lo habitual es encontrarse todos los negocios abiertos. ¿Esto es porque a los autónomos no nos gusta estar de vacaciones? No. Es porque los autónomos no podemos permitirnos tener un mes con las puertas cerradas. Y si no podemos permitirnos coger un mes de vacaciones cuando tenemos todo un año para planificar ese cierre, es fácil imaginar la situación de los negocios después de dos meses cerrados sin tiempo para planificar recursos, pagos, impuestos, créditos…No ha sido fácil llegar hasta aquí y va a ser mucho más difícil permanecer así.

Si esta situación no acaba muy pronto, la consecuencia será que muchos de estos autónomos no puedan reabrir sus negocios.

Muchas gracias por sus consejos, palabras y ánimos. El positivismo es esencial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s