CCAA, Economía, Finanzas

CARTA DE ESPAÑA A LOS REYES MAGOS

Acaban de finalizar las Navidades, la paz y salud son nuestros mayores deseos, la familia alrededor de la mesa nuestra mayor alegría.

Un  Nuevo Año ha comenzado y  los Reyes Magos han sido testigos de nuestras peticiones. No creamos que nuestros deseos y anhelos son meras demandas de niños; los adultos también “queremos creer” en ellos. Los necesitamos.

El 4 de enero de 2017 el Economista publicaba esta CARTA DE ESPAÑA A LOS REYES MAGOS:

Queridos Reyes Magos: este año he sido buena y me he portado mejor. Aunque haya sido un año complejo, en todos los sentidos, y la política se haya “envenenado” haciendo aflorar nuestra peor cara, creo firmemente merecer las peticiones que os incluyo a continuación.

He mejorado en el cumplimiento de los objetivos de Estabilidad Presupuestaria, dado que estoy atendiendo las recomendaciones que nos llegan de la UE y de los Informes de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AireF) que “está ojo avizor” a todos nuestros movimientos.

Prometo gestionar mejor los presupuestos de las Comunidades Autónomas (CCAA), así como el de la Seguridad Social y el de la Administración del Estado para cumplir con todos los objetivos de déficit público, de deuda pública y la regla de gasto. Estoy orgullosa de nuestras Entidades Locales (EELL), que mantienen muy dignamente los indicadores agregados de deuda y déficit público. Algo tendrá que ver, se diga lo que se diga, la legislación local que se aprobó en 2013, restableciendo la autoridad de esa vieja profesión como es la del interventor municipal.

Una prueba evidente de mis desvelos por avanzar en la pulcritud de nuestras cuentas fue la notificación a Eurostat, en el año 2012, de ciertas irregularidades ligadas a facturas sin notificar en algunas CCAA, que me obligaron a elevar en un 0,4% del PIB el déficit del 2011. El resultado fue una multa que tuve que soportar de unos 19 millones de euros. Pero aquello es el pasado, y hoy estoy velando por evitar nuevas deficiencias.

Por tanto, queridos Reyes Magos me gustaría que me trajeseis la paz y la salud que necesitamos, aunque algunos acontecimientos acaecidos, en los últimos meses, en la esfera internacional lo dificultan.

Necesito que evitéis que España sea el primer país que reciba una multa de la UE. Somos un país solvente y serio y prometo hacer todo lo que esté en mi mano para cumplir con los deberes que nos impongáis. La actualización del Plan Presupuestario y de Acción Efectiva en los horizontes 2016 y 2017, enviado a Bruselas, es ya una realidad, y nos permitirá ahorrar unos 8.000 millones de euros.

La reforma tributaria no la quiere una buena parte de mi familia, pero es necesario que incidamos en el Impuesto de Sociedades y en algunos impuestos especiales como las bebidas azucaradas (que además de no ser buenas para la salud, vienen estableciéndose en otros países de la UE), el tabaco y el alcohol. Todo ello me permitirá cumplir con Europa y comenzar con la armonización fiscal que debe desarrollarse en el marco comunitario.

Creo profundamente en la lucha contra la corrupción y las medidas antifraude; por lo que, dadnos fuerza para seguir avanzando en la erradicación de esta lacra. Pero no nos hagáis duplicar organismos o unidades “ficticias” que nada aportan, en principio, salvo generar más gastos de los que podemos asumir y nos embelesan primero, para desencantarnos después, esperando ser la panacea a todos nuestros problemas; y, en realidad, son sólo humo.

Ayúdanos a reformar los organismos de control interno y externo con los que contamos, tales como las Intervenciones Generales, Inspecciones Generales de Servicios, los Órganos de Control Externo (OCEX) o el Tribunal de Cuentas. El mundo gira a tal velocidad que las instituciones necesitan, cada vez más, ser revaluadas.

En el mismo sentido, hay otra cuestión en la que necesito vuestra ayuda, esto es, en la modernización de las Administraciones Públicas. Deben reducir, por fin, su burocracia y ser menos rígidas. Pretendo que sean más flexibles para que los autónomos y emprendedores tengan menos trabas a la hora de abrir y de consolidar sus negocios, porque sin ellos, no podremos reactivar la economía ni crear empleo.

Y si hay que poner en marcha el aparato sancionador y preventivo de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, pues lo haré. Porque España es una unidad, que no se puede desmembrar ni puede ni debe perder los recursos económicos que nos llegan de la UE.

Sé que no soy perfecta, pero me hago “camino al andar”. Gracias por confiar en España. Me despido de vosotros haciéndoos la última petición: que me concedáis lo que necesito.

Firmado: España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s