Emma Ramos - Finanzas Públicas
Economía, Finanzas

EL ETERNO DILEMA DE LAS PSEUDO-BALANZAS FISCALES

El 29 de agosto comenzaba mi “andadura” con el diario EXPANSIÓN, haciendo una incursión en el apartado de OPINIÓN bajo el título “EL ETERNO DILEMA DE LAS PSEUDO-BALANZAS FISCALES”; con una colaboración que espero poder mantener en el tiempo.

A continuación procedo a reproducir el texto íntegro que figura en EXPANSIÓN:

EL ETERNO DILEMA DE LAS PSEUDO-BALANZAS FISCALES

“Verano tras verano, los medios de comunicación nos presentan el eterno dilema de si el Sistema de Cuentas Públicas Territorializadas (SCPT) es un elemento esencial o no, en materia de financiación autonómica. De hecho, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (MINHAP) acaba de publicar, el 2 de agosto, los resultados del SCPT correspondientes al año 2013, siguiendo la misma metodología que ya diseñaron en el 2011 Ángel de la Fuente, Ramón Barberán y Ezequiel Uriel.

El SCPT es una compleja y minuciosa operación regulada en el Real Decreto 1089/2015, de 4 de diciembre, por el que se aprueba el Programa anual 2016 del Plan Estadístico Nacional 2013-2016 que imputa por Comunidades Autónomas (CCAA) los ingresos y los gastos de la mayor parte del sector público estatal conforme a un análisis coste-beneficio.  Con ello, se pretende superar ciertas dudas metodológicas y aportar más información que la que arrojan las llamadas balanzas fiscales regionales.

Algunos autores hablan de este Sistema como la base de la financiación autonómica. Sin embargo, en mi opinión, el análisis muestra de manera bastante fidedigna cómo se distribuyen territorialmente los flujos de gastos e ingresos públicos, lo que permite realizar comparaciones homogéneas entre regiones en términos de agregados presupuestarios; arrojando más conocimientos que los propios saldos fiscales regionales. Sin duda, podemos encontrar un cierto paralelismo entre el SCPT y las Tablas Input-Output regionales, en la medida que éstas representan los flujos de compra y venta entre los sectores de una determinada economía.

En definitiva, se persigue debatir de forma detallada y con bases estadísticas sólidas cómo deben diseñase las políticas públicas de acuerdo con unos criterios racionales y de equidad en el reparto de los recursos públicos y de los ingresos fiscales.

Se hablaba, en el anterior estudio del Sistema, de “hito de transparencia” y un año más vuelve a configurarse como tal; en la medida que se suministra un importante volumen de información económica-presupuestaria territorializada, que no se publica oficialmente en ningún otro país.

Otra de las cuestiones que se suscitan, en un sector de la sociedad, es la posición del mal llamado “maltrato fiscal” que sufre Cataluña respecto al resto de CCAA en relación con el Estado. Al debate público se suman (¡como no!) el resto de las CCAA que consideran “injusto y discriminatorio” el montante de los ingresos que perciben del Estado. Todas las CCAA demandan más fondos, sin recordar que obtienen anualmente entregas a cuenta, financiación vía Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o las rentas procedentes de los mecanismos de pagos a proveedores. También se llegan a olvidar de los consiguientes ahorros surgidos fruto a los menores intereses que el Estado exige por su financiación y las mayores ventajas de amortización.

SCPT 2014 relativos
Fuente: Informe sobre la dimensión territorial de la actuación de las Administraciones Públicas. Ejercicio 2013. MINHAP (julio 2016)

De forma clara y precisa, a través del presente cuadro podemos analizar algunas de las diferencias existentes entre las distintas CCAA. Por ejemplo, Asturias tiene un componente de ingresos fiscal negativo (-16,5%), en la medida que en esta región se pagan más impuestos por habitante que en la media de España (71,9%). Por el lado de los gastos, el saldo de protección social es positivo (89,1%), dado el elevado grado de envejecimiento poblacional y las pensiones mineras e industriales superiores al resto de los sectores económicos. En definitiva, el saldo agregado es de 2.060 millones de euros.

Canarias, por su parte, se encuentra en el polo opuesto, en la medida que dispone de un volumen de ingresos fiscal positivo (124,2%) -gracias a las ventajas fiscales del territorio insular- y negativo de gastos (-24,2%) -lo que representa un ratio de gasto per cápita inferior a la media fruto de una población joven-. El saldo total el positivo en 3.569 millones de euros.

Cataluña tiene un déficit en el saldo fiscal agregado de 8.800 millones de euros que aporta al resto de España, equivalente al 4,5% PIB. Los ingresos positivos de 111,6% superan la media; siendo los gastos negativos de 11,6%. Madrid arroja un saldo fiscal agregado negativo, es decir, aporta, según datos del Ministerio de Hacienda, 17.591 millones de euros al resto del Estado Español, esto es, un 9% de su PIB.

En definitiva, Madrid, Baleares, Cataluña, Valencia y Navarra aportan 1.592 millones al resto de España, equivalente a una media del 4,3% de su PIB. Estas cifras constituyen un ejercicio práctico del grado de solidaridad territorial que alimenta uno de los pilares del Estado Social y Democrático de Derecho.”

Algunos de los textos que podemos analizar son los siguientes:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s