Información económica-financiera, Mercado de trabajo

Inestabilidad económica de España

El 21 de enero de 2020, el diario de naturaleza económica Expansión, en su área de Opinión, ha publicado mi último artículo sobre la Inestabilidad económica de España. 

Inestabilidad

Una vez más les agradezco su apoyo. A continuación plasmo aquí ese artículo:

Pueden calificarme de agorera o pesimista, pero la situación que se desprende del panorama económico actual no es alentadora y preocupa a más de una persona.

No es un pensamiento meramente subjetivo, son datos e informes económicos, realizados por expertos, los que ponen de manifiesto las dificultades a las que se enfrenta la sociedad española.

Y todo ello, salpicado por evidencias tales como la tendencia negativa de algunos componentes de la demanda interna con la consiguiente ralentización del gasto en consumo de las economías domésticas, el menor avance de la inversión (empresas del IBEX 35 que ya han cancelado reuniones con inversores españoles a la espera de una mayor estabilidad), la reducción del crecimiento interanual de la cifra de negocios empresarial o del sector de las manufacturas y el deterioro del contexto internacional observado, fundamentalmente, en Europa, condicionado por el Brexit y por el incremento de los riesgos comerciales entre Estados Unidos y China.

Sin ir más lejos, el último informe, “Situación España”, del servicio de estudios del BBVA Research, para el cuarto trimestre del 2019, establece unas previsiones del PIB del 1,6% y del 1,9% para el 2020 y 2021, respectivamente; y advierte que su ritmo de crecimiento dependerá de las políticas que se adopten.

Por su parte, el Banco de España estima, en su estudio “Proyecciones macroeconómicas de la economía española (2019-2022)”, que se producirá una senda de desaceleración gradual, desde el año 2020 hasta el 2022, del 1,7%, el 1,6% y el 1,5%.

Se deben diseñar, nuevamente, reformas estructurales, tal y como exige la Comisión Europea en su última carta remitida al Gobierno de España con respecto al borrador del plan presupuestario para el ejercicio 2020, que permitan mejorar el crecimiento de la economía a medio plazo. En caso contrario, la economía española convergería “a niveles significativamente menores que los observados al inicio de la recuperación”.

Con esta “reprimenda” se requiere que España realice nuevos ajustes que representen un 0,65% del PIB (frente al 0,1% presentado, en aquella ocasión, por el gobierno en funciones) y un límite del crecimiento del gasto público del 0,9% (respecto al 3,8% del PIB previsto en el borrador).

Debilidades

Una de las debilidades a la que nos enfrentamos es el desempleo, con especial incidencia en el elevado uso de contratos temporales. El BBVA prevé que, entre 2020 y 2021, se crearán unos 600.000 puestos de trabajo, un 34% menos que en el periodo anterior. En términos de empleo volveremos a sentir los tristes recuerdos de los años 2012 y 2013.

La estabilidad presupuestaria, el objetivo de deuda pública y la regla de gasto son las tres reglas fiscales esenciales que se han de aprobar en la Unión Europea. Coherentes con estos parámetros el Estado, las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales adoptarán, en sus respectivos ámbitos, un límite máximo de gasto no financiero, que permitirá dar un paso más en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el ejercicio 2020, evitando así que éstos sigan siendo prorrogados. De momento, el retraso en la fijación de la regla de gasto está servido y su apoyo dependerá de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Se trata, por tanto, de una mera cuestión política, con la que pretenderían desjudicializar el conflicto en Cataluña y permitir el referéndum de los separatistas.

La flamante familia del “supergobierno” no parece ponerse de acuerdo sobre el objetivo que se ha de alcanzar en relación al déficit y a la deuda; si bien, no debe olvidar que el pasado año, el ajuste realizado sobre el déficit fue prácticamente nulo (un 2,4% frente al objetivo exigido del 1,3%).

En definitiva, la incertidumbre sobre la política económica se mantiene elevada debido a la falta de consenso existente entre las partes en aspectos tales como la reforma laboral o el sistema de pensiones que requiere una vuelta a las negociaciones en el marco de los Pactos de Toledo.

Si bien, algunas agencias de ráting como Standard & Poors o Moody’s, creen que la necesidad de reducir el gasto público, mantener la reforma laboral y aprobar los PGE 2020 son clave para sostener la economía española.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s