CCAA, Presupuesto, Techo de gasto

Techo de gasto o la politización de una cuestión técnica

Mientras algunos disfrutan de sus merecidas vacaciones con un día de sol y playa; en el Congreso de  los Diputados, el día 11 de julio, se aprueba el techo de gasto, base de la estabilidad presupuestaria, así como nuevos objetivos de déficit y deuda pública para 2018-2020. Ha recibido el visto bueno del PP, Ciudadanos, PNV, UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria. La abstención ha sido de Nueva Canarias.

Este Acuerdo permitirá mejorar los salarios de los funcionarios en el ejercicio 2018, garantizará una rebaja del IRPF para aquellas rentas más bajas, así como están previstas deducciones por determinadas cargas familiares, o para las personas con discapacidad y aportará unos 1.000 millones más para gasto social.

Déficit Público

2018

2019

2020

AGE

0.7%

0.3%

SS

1.1%

0.9%

0.5%

CCAA

0.4%

0.1%

EELL

0%

0%

TOTAL

2.2%

1.3%

0.5%

El martes 11 de julio tuve la suerte de ver publicado este artículo Techo de gasto o la politización de una cuestión técnica  en la prensa económica Expansión.

 

El techo de gasto ha cobrado vida y se “ha puesto de moda” sin que éste lleve aparejado una nueva regulación al respecto.

El objetivo del techo de gasto es controlar el gasto de las Administraciones Públicas. Su transcendencia es tal que merece un verdadero análisis técnico y no politizarlo, como se hace en estos momentos.

El techo de gasto público, que se regula en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, es el límite máximo de los compromisos no financieros que puede abordar una administración pública en sus presupuestos durante un ejercicio económico.

Tiene la facultad de ejercer la protección de los ciclos económicos, frenando los excesos, evitando que en épocas de prosperidad económica, se disparen esos compromisos y que se reduzcan en la etapa de restricciones.

Se configura como la base en la que se sustentan los Presupuestos Generales del Estado para el 2018 que le concederán al país la estabilidad política y la recuperación económica que se requiere.

El principal objetivo, que tenemos actualmente, es conseguir que España salga el próximo ejercicio del Procedimiento de Déficit Excesivo en el que lleva inmersa desde el año 2009 y cumplir con el objetivo del 2,2% del PIB comprometido con Bruselas para el 2018.

El Gobierno ha aprobado el techo de gasto para el 2018, dotado con 119.834 millones de euros, 1.497 millones más que en el ejercicio anterior. Es la primera vez en la que el Gobierno logra incrementar el techo de gasto en un 1,3% superando así el del año anterior.

Este resultado más favorable surge fruto de la mejoría económica experimentada por la demanda doméstica (2,5 puntos porcentuales), la inversión (más del 4,2% de crecimiento), las exportaciones (aumentarán un 6,5% en el 2017) y las importaciones (crecimiento hasta el 5,4%), que han conseguido mejorar el mercado laboral español, cuyo objetivo es la creación de 2 millones de empleos y reducir la tasa de paro hasta alcanzar el 11,1% al finalizar el año 2020.

Además se ha logrado un aumento del 3,8% de cotizantes de la Seguridad Social; por lo que, se ha podido reducir los niveles de déficit para las Comunidades Autónomas.

Algunos grupos políticos no son conscientes aún de la relevancia de la aprobación del techo de gasto, viven en su propio mundo, y lo único que les preocupa son sus propios intereses políticos, dejando a un lado a los españoles y su economía.

En su afán de justificar lo injustificable parecen confundir el límite del gasto no financiero con los objetivos de déficit, que casualmente se han suavizado para las Comunidades Autónomas en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera. Esta actitud impide que los españoles puedan acceder a más de 1.497 millones de euros extra. Están penalizando los servicios públicos españoles y rompiendo la estabilidad económica y política del país.

En definitiva, se debe proceder, por un lado, al fortalecimiento de la solvencia económica del sector público en sus distintas esferas; en la medida que el equilibrio presupuestario es base de un funcionamiento eficaz y eficiente del Estado.

Y, por otra parte, lograr una mayor confianza en la economía española, que atraerá nuevos capitales a nuestra Nación y nos hará internacionalmente más competitivos.”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s