Cataluña, CCAA, Finanzas, Independencia, Partidos Políticos, Pensiones

La Constitución Española “marca el paso” de la declaración de independencia

Hace una semana Expansión publicaba un artículo sobre las consecuencias económicas de una posible independencia en Cataluña La Constitución Española “marca el paso” de la declaración de independencia que viene a configurarse como una segund parte del artículo  “Catal-exit”: sus consecuencias para la economía

El pasado fin de semana miles, millones de españoles nos llenamos de orgullo y pudimos decir ¡por fin somos patrióticos!

Cuántas veces hablamos de Francia o USA como los paradigmas de los defensores de la patria y de sus símbolos: la bandera y el himno. España y los españoles siempre nos consideramos alejados de estos valores; si bien, en esta ocasión, las banderas en los balcones y los “manifestantes” pacíficos por las distintas ciudades de nuestra Nación la colorean de vida y unidad.

Los efectos de esta “pseudoenajenación mental transitoria” repercuten en la pérdida de liderazgo de Cataluña en el PIB; lo cual era previsible dadas las circunstancias. Los datos arrojan unos 3.700 millones de euros menos de esta macromagnitud, el 0,33% del PIB.

Este cálculo es un hecho, la deslocalización empresarial una realidad. Más de 500 empresas, según datos del Registro Mercantil, han hecho firme su marcha de Cataluña desde 1-O. Esta situación no ha hecho más que empezar. Ejemplos los encontramos con Oryzon, CaixaBank, Banco Sabadell o Gas Natural Fenosa, Abertis o Cellnex.

Algunas de estas firmas han dado un paso más y han avanzado en su actuación a través del cambio de su domicilio fiscal. Temen las consecuencias de una posible independencia y de una doble imposición; por lo que, tratan de configurar un foro de protección de sus consumidores. Por su parte, el Gobierno de España aprobó el pasado 6 de octubre el Real Decreto-Ley 15/2017 de medidas urgentes en materia de movilidad de operadores económicos dentro del territorio nacional, con el fin de evitar un mal mayor.

S&P ha calificado la huida de empresas como el principio de un mayor declive para esa región, que podría llevarla a una situación de recesión económica.

Una hipotética independencia, en principio, repercutirá en algunos tributos autonómicos como el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Si bien, su posible efecto en el Impuesto de Sociedades, de competencia estatal, si fuese asumido por Cataluña, sí se vería afectado.

No olvidemos tampoco la fuente de inversiones que nos llega del exterior y que teme ante la incertidumbre económica y política que se está viviendo. De hecho en el segundo trimestre del año cayó un 10% en esta región.

La Bolsa española ya siente los resultados de “caída” desde el mes de septiembre ante el temor del llamado “Catalexit”.

Esta situación, por triste desgracia, cierra oportunidades en España mientras se las abre a otros Estados Miembros vecinos, en el marco de la UE.

Aún no vemos el paralelismo que se está produciendo entre el Brexit y el Catal-exit. Hemos de ser conscientes, que algunos británicos comienzan a ver “con malos ojos” la salida del Reino Unido de la UE por los irreparables efectos económicos que esto va a producir en este país. Pero en Cataluña, algunos siguen pensando que se les abre una oportunidad; pero, una oportunidad ¿para qué?

Tampoco se ha podido acordar aún el proyecto de PGE para el 2018, por la inestabilidad política interna; y el plan presupuestario de las cuentas prorrogadas del 2017, que se remitirá a Bruselas, reflejará ciertas “cautelas económicas”, entre las que destaca un crecimiento económico por debajo del 2,5% estimado por el FMI para el 2018 y un déficit público superior al límite del 2,2%.

El problema se complica si Cataluña tuviese necesidades financieras y no pudiese hacer frente a la refinanciación de la deuda a corto plazo. Esto frenaría los pagos a los proveedores, y a los empleados públicos. Si abandona España, el problema también vendrá de la mano del acceso al FLA que lo perdería.

El temor al separatismo catalán puede hacerse extensivo a otras regiones no sólo de España, sino también de otros Estados Miembros, tales como Córcega o Bretaña en Francia, Véneto o Lombardía en Italia…. Lo cual dificultará aún más el objetivo integrador y de consolidación de la UE.

Escribía hace unas semanas, en este medio de comunicación, sobre mi preocupación por el efecto arrastre que una posible independencia tendría sobre otras Comunidades. Si bien, el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker dio un paso más y se pronunció sobre la dificultad de una UE con 28 países, con lo que ni imaginamos una UE con 98. Las complicaciones crecerían exponencialmente.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s